Celulitis dura

Ejemplo de celulitis dura

Lipodistrofia ginecoide, Síndrome de Piel de Naranja, son algunos de los nombres por los cuales se conoce a la celulitis. Sin embargo, todas las anteriores denominaciones responden a la acumulación de grasas en determinadas partes del cuerpo, de manera que forma pequeños nódulos de tejido adiposo.

La celulitis es una condición estética que afecta entre el 85 y el 98 por ciento de las mujeres que han sobrepasado la pubertad. Y es que parece que durante esta etapa de desarrollo actúan componentes hormonales que se activan en las féminas y no en los hombres, por lo que es poco frecuente que este sexo sufra por la celulitis.

Desde el punto hormonal en las mujeres destacan la progesterona y el estrógeno, las cuales inciden en la acumulación de grasa y en la retención de líquido, no ocurriendo de esta forma en los del sexo masculino.

Dos tipos de celulitis: dura y blanda

Científicamente se han determinado dos formas de celulitis: la dura y la blanda.  En el presente artículo conocerás información acerca de la celulitis dura.

A simple vista podríamos decir que la celulitis siempre es la misma. Sin embargo, determinar el tipo de celulitis es determinante para hacerle frente pues no todas las formas reaccionan de la misma manera a los distintos tratamientos.

Ejemplo de tratamientos contra la celulitis dura

Celulitis dura o compacta

La celulitis más común es la dura o compacta y es la que manifiesta los huecos de tejido adiposo en la piel. De esta celulitis es importante destacar que se manifiesta fundamentalmente en las mujeres jóvenes y que si no se trata a tiempo puedo no desaparecer nunca.

Como un colchón y con aspecto granulado, firme y compacto es la celulitis dura. Suele adherirse con fuerza al músculo, así como moverse cuando la persona anda.

La celulitis dura no duele, es difícil de pellizcar con las manos, y se ubica generalmente en la parte externa de los muslos, glúteos y rodillas. Aparece generalmente en las mujeres que tienen muchas estrías en la piel.

¿Cómo identificar la celulitis dura?

De manera general se puede identificar como celulitis dura aquella que presenta las siguientes características: destaca por su consistencia dura  y una capa epidérmica delgada, y con poco oxígeno. Generalmente ocasiona estrías a su alrededor pues rompe las cifras elásticas, y en algunas ocasiones puede provocar dolor al apretarse pues comprime los nervios que se encuentran entre las fibras del tejido conectivo.

Algunas personas sienten la zona donde se encuentra la celulitis dura más fría que el resto del cuerpo. Este tipo de celulitis es más frecuente en las mujeres jóvenes, principalmente en las que se mantienen activas en algún deporte o en actividades como la gimnasia y la danza.

Causas y tratamientos contra la celulitis dura

La celulitis dura se asocia con la mala alimentación, carente en nutrientes, que contribuya a la oxigenación correcta de la piel. De tal forma, lo primero para hacer frente a la celulitis de este tipo es llevar una dieta saludable, en la cual el consumo de comidas bajas en caloría y grasas saturadas es determinante.

Foto de productos contra la celulitis dura

Cuando las mujeres no son sedentarias y aparece esta celulitis, se asocia como se decía anteriormente a problemas nutricionales. Y es que muchas veces se practica deporte y no se ingiere la cantidad de alimentos que el organismo necesita provocando la mencionada falta de oxígenos de la piel y la tensión de la misma, lo cual constituye una respuesta del organismo.

Y es que para que para un tratamiento estético que enfrente la celulitis funcione correctamente es de gran importancia ayudarse con condiciones saludables de vida.

Productos contra la celulitis dura

Existen algunas formas y productos que combaten la celulitis, entre ellas se encuentran los productos anticelulíticos, los cuales se deben aplicar dos veces al día, durante un tiempo de tres meses.

Asimismo, los masajes son buenos también. Lo ideal en este sentido es elaborar un aceite anticelulítico, el cual puedes conformar a partir de dos gotas de aceite esencial de albahaca o de lavanda y dos cucharadas de aceite de almendras o una nuez de crema hidratante.

Entre las yerbas se recomienda, sobre todo, la albahaca pues es reconocida su capacidad de disolver las grasas. Por su parte,  la lavanda ayuda a tonificar la piel.

4.6/5 (14 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *