Celulitis edematosa

Ejemplo de celulitis edematosa

La celulitis es uno de los mayores temores de parte de las mujeres del mundo, pues estas lesiones le roban estética a nuestras piernas y, en ocasiones tiene complicaciones para la salud. Precisamente, hoy hablaremos de un tipo de celulitis que más perjuicios le causan a nuestro cuerpo: la celulitis edematosa.

¿Qué es la celulitis edematosa?

Su aparición está asociada a un mal funcionamiento de los sistemas linfático y circulatorio, aunque también existen otros factores que acentúan sus posibilidades de aparecer como, entre otros, las implicaciones de una vida sedentaria y de una dieta alimentaria rica en sodio y carbohidratos.

El sistema linfático forma parte de los sistemas que hacen funcionar el cuerpo humano, y trabaja paralelamente al sistema circulatorio, pero, a diferencia de este último que cuenta con el corazón para el bombeo de la sangre, no posee un mecanismo que le permita trabajar de manera independiente.

Causas de su aparición

Por esta razón, se vale de los movimientos que produce el sistema circulatorio para hacer circular la sangre para impulsarse y llevar a cabo sus funciones: transportar las toxinas y los líquidos generados por nuestro cuerpo.

Obviamente, si la circulación sanguínea tiene problemas, transitivamente se verá afectado el sistema linfático, pues no recibirá el impulso que necesita para trabajar eficientemente y, por lo tanto, el tránsito de los líquidos y toxinas se hará cada vez más lento.

Este proceso defectuoso, resulta en la emergencia de lo que se conoce como retención de líquidos, es decir, al verse afectado el normal funcionamiento del sistema linfático, las sustancias de desecho que este transporta no pueden ser eliminadas por las vías naturales, por lo que se espesan y estancan en los tejidos, formando la tan molesta celulitis.

Ejemplo del qué es la celulitis edematosa

Principales zonas en las que aparece

Por lo general, suele aparecer durante los cambios hormonales de la adolescencia y juventud, pero también puede aparecer en la adultez producto de una mala circulación sanguínea y/o retención de líquidos.

Se localiza principalmente en las extremidades inferiores, las que suelen hincharse y en las que se visibiliza fácilmente el aspecto de piel de naranja. Generalmente las piernas pierden la forma torneada y se vuelven gruesas y rectas.

Tratamientos contra la celulitis edematosa

La celulitis edematosa es muy difícil de tratar. Sin embargo, si se actúa directamente sobre los factores que la causan, puede conseguirse mejorar su aspecto y atenuar su incidencia negativa en nuestra salud y estética.

Debemos comenzar por disminuir el consumo de carbohidratos y de sal, a lo que deberíamos sumar la práctica de ejercicios de cardio. Esto mejorará nuestra circulación sanguínea y, por tanto, optimizará el funcionamiento del sistema linfático.

Liposucción virtual o lipoescultura

Desde la estética también se puede atacar a la celulitis edematosa. Ciertamente, los métodos más rápidos y efectivos son aquellos que implican una visita al quirófano. Dentro de estos podemos encontrar la liposucción virtual o lipoescultura, técnicas que posibilitan extirpar la grasa de una vez, pero que requieren que la persona se siga cuidando luego de la operación  pues puede recaer en su estado anterior.

Sin embargo, si no te van los procedimientos quirúrgicos, existen otras maneras igual de efectivas, aunque su acción es un poco más lenta.

Ejemplo de mesoterapia

Ultrasonidos y mesoterapia

Dentro de estas encontramos los ultrasonidos, con los que se pueden hacer desaparecer los nódulos de grasa. Asimismo, la mesoterapia resulta un método certero para contrarrestar la celulitis gracias a las infiltraciones subcutáneas con distintos productos activos, siendo el médico quien determina cuál es el más indicado según el paciente.

Existen otros tratamientos eficaces en el combate contra la celulitis, pro de acción aún más lenta que los anteriormente descritos. Estos procedimientos también pueden ser usados para mantenerse luego de intervenciones quirúrgicas como las liposucciones, o de otras técnicas como los ultrasonidos o las mesoterapias.

Hidroterapia y presoterapia

Nos referimos a tratamientos como la hidroterapia, en la que se masajea la zona afectada con el fin de optimizar el proceso de circulación sanguínea. En ocasiones la hidroterapia se vale del uso de duchas a presión, las que actúan favorablemente sobre el flujo sanguíneo.

Dentro de estos tratamientos también encontramos la presoterapia, utilizada con el fin de activar la circulación sanguínea y, por tanto, la circulación linfática. De esta forma, combate la retención de líquidos, por lo que se consigue eliminar la hinchazón de las piernas y evitar que continúe formándose la celulitis. Es válido señalar que pueden obtenerse resultados similares mediante masajes y/o drenajes linfáticos.

Masajes con caña de bambú

Los resultados de estos tratamientos pueden complementarse con el efecto de los masajes con caña de bambú, los que poseen un notable efecto drenante y remodelante, y la aplicación previa de varios aceites esenciales, sobre todo el de abedul, por su importante acción en contra de la retención de líquidos.

Asimismo, existen en el mercado una serie de cremas anticelulíticas hechas específicamente para combatir la celulitis edematosa. La aplicación de estos productos requiere de constancia y dedicación, pues los resultados tardan un poco en aparecer, aunque pueden ser ideales para una utilización complementaria a otros tratamientos.

Hasta aquí algunas consideraciones básicas sobre la celulitis edematosa, esperamos que toda esta información te haya resultado útil y provechosa.

4.4/5 (13 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *