Grados de celulitis y sus tratamientos

Foto de grados de celulitis y sus tratamientos

Resulta conveniente  identificar los tipos de celulitis, ya que así podrá conocerse mejor este problema que afecta a un gran porcentaje de individuos, sobre todo mujeres. Además de las implicaciones estéticas, de la afectación de la autoestima, igualmente hay otras de salud, pues el desencadenamiento de la celulitis se atribuye a una alteración microcirculatoria a nivel del tejido adiposo, donde al producirse un drenaje insuficiente, las células grasas contenidas dentro de las  celdas adiposas aumentan de tamaño y tiran de las paredes fibrosas laterales,  lo cual da lugar a la aparición de los hoyuelos.

El Síndrome de la piel de naranja está relacionado igualmente con altos niveles de estrógenos, lo que da lugar a edema o retención de líquidos. La pubertad, embarazo, menopausia, síndrome premenstrual, uso de píldoras anticonceptivas son todas situaciones donde las hormonas sufren algún desorden y estas circunstancias desencadenan o empeoran este fenómeno.

Hay que conocer adecuadamente los grados de celulitis y sus tratamientos, para en correspondencia, asumir lo que mejor convenga de acuerdo con su calificación.

Y esto se precisa porque existe una clasificación que veremos seguidamente.

Ejemplo de grados de celulitis

Grados de celulitis

Grado Uno

La piel tiene un aspecto liso y uniforme tanto cuanto estás de pie como acostada y al pellizcarla no aparece piel de naranja. Los especialistas estiman que es el mejor momento para iniciar un ritual para combatirla, por supuesto que costará algo de trabajo tener la percepción de que está presente, pues solamente a contraluz veremos esas irregularidades.

Quienes han podido percibirla en ese estadio inicial han aplicado algunas acciones y han obtenido resultados satisfactorios.

Grado Dos

La piel sigue teniendo un aspecto liso y uniforme, pero al pellizcarla o al contraer la musculatura aparece la piel de naranja. O sea, que ya va siendo perceptible, sin tener que estar a contraluz, aunque debemos precisar que resulta todavía fácil de enfrentar.

Algunas mujeres han aplicado tratamientos y han logrado enfrentarla.

Grado Tres

La piel está lisa al estar acostada, pero al levantarnos ya podemos percibir la piel de naranja. , los nódulos son visibles sin necesidad de pellizcar la piel. Y ya esto es más preocupante, porque será una zona porosa lo que palparemos si pasamos la mano por esa área del cuerpo donde aparece.

Pueden ser las zonas de los glúteos o los muslos donde se vea ya en ese grado, el cual igual podrá contrarrestarse mediante diversos procedimientos.

Grado Cuatro

Es el grado más grave, cuando podemos percibir la celulitis tanto acostadas como en pie, con o sin pellizcos. Son ya sumamente  perceptibles los bultos o depósitos de grasa que se hinchan y produce una apariencia de hoyuelos muy visible de la piel.

Habrá entonces, cuando se está en tal grado que aplicar varias técnicas o procedimientos para atenuar el efecto del llamado Síndrome de la piel de naranja.

Ejemplo de tratamientos de celulitis

Tratamientos de los grados de celulitis

A partir de saber cuál grado es el presentado en la piel se seguirán los rituales o tratamientos más convenientes para cada uno de ellos,

Tratamiento de la Celulitis Grado Uno

A quienes presentan la celulitis en el grado 1, cuando es muy poco visible y solo a contraluz puede detectarse se recomienda aplicar máscaras con fango termal, lo cual resulta económico y de acuerdo con los expertos ofrece buen resultado.

Con estas máscaras de logra estimular la microcirculación de la piel y no resulta tan complicada su aplicación.

Habrá que lograr una mezcla de fangos con parafina, que tenga un grado de temperatura tibio y  ponerla sobre la piel durante media hora.

Posteriormente deberá aplicarse un gel frío que fortalezca el efecto de la máscara, cuyo ritual deberá hacerse una vez por semana.

Lo de las máscaras se complementará con la visita al gimnasio para realizar ejercicios físicos en una cápsula, los cuales tendrán como fin disminuir las adiposidades y por tanto, la celulitis.

Este método comienza con un plan de ejercicios dentro una cápsula térmica -temperatura aproximada de 30 a 32 grados- para luego recibir una sesión de ozonoterapia, que oxigena los tejidos, elimina toxinas y humecta la piel.

Y para finalizar vendrá muy bien un masaje de drenaje linfático, reflexología o relax que activa la circulación, al menos dos sesiones semanlamente, durante hora y media, cada vez.

En el tratamiento de la celulitis en Grado Uno se recomienda además el uso de cintas modeladoras con minerales, las cuales contribuyen a delinear la silueta y reducir la celulitis.  Esas vendas estarán bien hidratadas con soluciones minerales tibias que se colocan en todo el cuerpo una hora y media, al tiempo que se realizan ejercicios lentos que ayudan a incrementar la pérdida de grasa y fortalecer el tono muscular. Su aplicación será tres veces semanalmente y deberán realizarse al menos 10 sesiones.

Tratamiento de la Celulitis Grado Dos

Se recomiendan masajes y vendas frías para eliminar la celulitis, reducir centímetros y tonificar los músculos.

Igualmente es provechoso un drenaje linfático, que beneficia la circulación, facilita la eliminación de toxinas, mejora el aspecto de la celulitis y reafirma la piel.

Este procedimiento da paso luego a la electroterapia por corrientes inter-referenciales, aplicando cuatro electrodos que descargan ondas eléctricas que estimulan y fortalecen el músculo en forma pasiva.

También se aplica la  termolipólisis, que actúa por la acción de bandas termodifusoras de calor por radiación infrarroja, y de esta forma quemás grasas localizadas, con una asiduidad de dos sesiones por semana.

Tratamiento de celulitis de grado tres

Tratamiento de la Celulitis Grado Tres

Los Movimientos profundos resultan aconsejables para este grado de celulitis, con el fin de atacar los grados más avanzados mediante un aparato que genera micro movimientos a niveles de las capas dérmicas más profundas. El Fibrousclean ataca las fibrosis internas logrando una verdadera gimnasia de la piel, estrictamente adaptada a las necesidades de cada tratamiento.

Este sistema aumenta la temperatura de los tejidos, incrementa el proceso de lipólisis y produce un adelgazamiento de la zona tratada. Para obtener buenos resultados serán necesarias unas 18 sesiones.

Por su parte, existe otra terapia denominada carboxiterapia que reduce el tejido celulítico y mejora el aspecto de la piel en pocas sesiones. Este tratamiento -realizado por un médico especialista- introduce anhídrico carbónico (C02) por vía subcutánea.

El anhídrico carbónico (C02) se introduce en el tejido subcutáneo a través de agujitas, las cuales se aplican en áreas anteriores y posteriores del muslo controladas con un aparato que distribuye el gas, sin efectos colaterales, luego ese gas se elimina por vía oral luego de dos horas y los resultados comienzan a vislumbrase en la cuarta sesión.

No obstante, durante la aplicación del gas puede existir una leve sensación de quemazón o alguna molestia en la zona en donde se colocaron las inyecciones.

Mientras para casos severos se recomienda la mesoterapia, la cual consiste en la aplicación -por un médico o fisioterapeuta- de una mini dosis de medicamentos a través de inyecciones muy pequeñas. Son agujitas subcutáneas que miden cuatro milímetros y penetran en la piel sólo dos milímetros. A través de ellas se transporta un disolvente de grasas o un antiinflamatorio que trata a la celulitis en forma localizada. No produce ningún tipo de dolor y el efecto reductor aparece luego de varias sesiones, se recomienda 1 aplicación por semana durante 3 meses.

Tratamiento de la Celulitis Grado Cuatro

El tratamiento de la celulitis mediante radiofrecuencia permite mejorar el aspecto de la piel y le da una apariencia más uniforme y satinada

Constituye una forma de energía radiante integrada al espectro electromagnético afín a la fotónica, que produce el calentamiento de los tejidos sobre los que se aplica.

La Radiofrecuencia Multipolar implica el uso de varios polos que alternan funciones de emisor y receptor, permiten alcanzar mayores profundidades del tejido de forma controlada, minimizando la cantidad de energía necesaria, el dolor y el riesgo.

Ejemplo del tratamiento de celulitis de grado cuatro

Es un flujo de electrones que se produce entre dos polos. Si entre ambos polos se interpone un tejido humano, este ofrecerá resistencia al paso de la corriente, lo que provocará una acumulación de calor en el mismo. En la medida que estos polos estén más próximos, menor será la cantidad de energía requerida, lo que reduce el riesgo, que es el objetivo que ha perseguido el desarrollo tecnológico.

Donde aparece el área de la celulitis se inicia el tratamiento con una pieza de mano y se efectúan movimientos elípticos y circulares siguiendo la dirección del drenaje linfático. El paso de la radiofrecuencia a través de la piel produce un calor progresivo en la zona, así como un hormigueo causado por la electroestimulación.

El procedimiento es bien tolerado, no precisa anestesia, ya que sólo se experimentará un poco de calor, el cual, como es aplicado mediante movimientos constantes que se desplazan por el área tratada, será poco perceptible para el paciente.

Al finalizar la sesión la zona queda ligeramente enrojecida durante un par de horas.

Se puede reanudar inmediatamente la rutina diaria. Se recomienda beber abundantemente después del tratamiento.

Cada sesión dura de 30 a 45 minutos según el área a tratada y el número de sesiones  depende de la parte del cuerpo con celulitis que se debe tratar  y el estado de cada paciente. Se estima que deben realizarse de seis a 10 tratamientos semanales.

La radiofrecuencia aumenta la microcirculación de la zona por lo que se reduce el volumen de las células grasas y se incrementa el drenaje de líquidos retenidos, aumenta  la firmeza, promueve la formación de nuevo colágeno tanto en la piel como en el tejido subcutáneo disminuyendo la flacidez.

Está contraindicada en mujeres con embarazo  o en etapa de lactancia, cardiopatías graves, alteraciones de la coagulación, enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares, cáncer, implantes de colágeno recientes, pacientes portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfribriladores o cardioversores, o casos de sobrepeso importante.

4.2/5 (13 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *