Láser anticelulítico

Ejemplo de tratamiento láser anticelulitis

Seas hombre o mujer, si eres de esas personas a las que la celulitis los atormenta por su carga antiestética, debes conocer que ya existen tratamientos que han probado su eficacia. Uno de ellos, que está dando muy buenos resultados, es el tratamiento con láser.

Pero antes de explicarlo debemos apuntar bien que el principal remedio contra la celulitis es el ejercicio físico y una dieta balanceada. La celulitis es una patología de los tejidos blandos o adiposos y suele estar condicionada por múltiples factores como herencia genética, influencia hormonal, insuficiencia venosa y atrofia y carencia de soporte adecuado para las estructuras fibrosas de la piel. Por ello, la mejor forma de enfrentarla se dice que es cuidando bien el cuerpo y entrenando sus músculos, para evitar la acumulación antiestética de tejido adiposo.

No obstante, puede que hayan personas con áreas con celulitis que se resisten a desaparecer sin importar que tengan una dieta y rutina de entrenamiento adecuadas. Para ellos mayormente, aunque también para otros que tengan la patología, se recomienda este tratamiento con láser, también conocido como Cellulaze.

Foto del tratamiento Cellulaze anticelulítico

Procedimiento del tratamiento

El tratamiento con láser para enfrentar la celulitis se basa en una revolucionaria tecnología que facilita el abordaje de los componentes responsables de su aparición.

En esencia es una microcirugía poco invasiva que en zonas pequeñas se aplica con anestesia local y cuando son más grandes con anestesia local sedante, para hacer el procedimiento indoloro y confortable. Su primer paso es la introducción de una fina cánula láser a través de incisiones de escasos milímetros para tratar la grasa herniada que ocasiona los “bultitos” de la celulitis, y luego con el propio láser se hace una subcisión de los puentes fibrosos, que son los causantes de los “hoyitos” u oquedades de la piel afectada. Por último, se precisa favorecer la formación de nuevo colágeno y la corrección de la piel, para lo que se estimula esta en su superficie.

Estimulación de las estructuras causantes de la celulitis

Gracias a este procedimiento de estimulación de las estructuras profundas y superficiales causantes de la celulitis, se produce una remodelación tridimensional y corregida de la arquitectura de la piel dañada. Sus beneficios son además inmediatos, pues como resultado principal se tendrá una piel lisa, firme y elástica.

Con esta técnica, resulta suficiente una sesión por área a tratar y los estudios de pacientes que la han recibido demuestran que con un correcto estilo de vida sus efectos positivos son duraderos.

El Cellulaze puede emplearse también en esos casos en los que el paciente, además de celulitis, presenta en las mismas áreas acúmulos de grasa localizada. Sólo que para ellos lo más útil es combinar este procedimiento con otro denominado lipoescultura láser, lo cual favorece la eliminación de acumulaciones adiposas y beneficia el contorno corporal.

La capacidad de la combinación de ambas técnicas para el estímulo de la piel y la retracción cutánea, la convierten en un tratamiento beneficioso también para la flaccidez.

Foto del antes y después del láser anticelulitis

Postoperatorio y recuperación

La mayoría de los pacientes de celulitis tratados con láser pueden volver a su casa tras una hora de observación. Como mecanismo de protección en la zona donde se aplicó el procedimiento se debe llevar una faja elástica durante las primeras dos semanas, lo cual no impide que después de 24 horas de operado, el paciente retome sus actividades normales.

Las molestias que pueden surgir como consecuencia del procedimiento, tales como inflamaciones y sensibilidad alta, son controlables con la medicación orientada por los propios médicos que lo aplicaron. De igual forma, masajes de drenaje linfático, incluidos en el tratamiento, alivian y aceleran el proceso de recuperación.

El tratamiento con láser no hace que la piel se libere de la celulitis por completo al momento de haberse aplicado. Cierto es que desde el primer mes se observan evoluciones favorables, pero el verdadero resultado que avala a la técnica como eficaz, se empieza a observar a los seis meses, cuando la textura y firmeza de la piel antes víctima de celulitis irradia firmeza.

3.7/5 (3 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *