Mesoterapia para celulitis

Ejemplo de mesoterapia para celulitis

En la actualidad hay numerosos tratamientos de diferentes índoles que se ponen a disposición de las mujeres para corregir las patologías médico-estéticas, como es el caso de la celulitis. Entre ellos ha alcanzado especial relevancia la mesoterapia corporal, una técnica terapéutica que se ha consolidado en el campo de la medicina estética debido a su eficacia. Su utilización no se limita solamente al tratamiento de la celulitis, sino que se extiende también a diversas enfermedades dermatológicas, circulatorias, tratamiento de cicatrices, la caída del cabello, el acné, etc.

¿Qué es la mesoterapia para celulitis?

La mesoterapia se basa en la infiltración a nivel intradérmico de pequeñas dosis de soluciones homeopáticas o compuestos de minerales, vitaminas y/o aminoácidos. Para este propósito se utilizan microinyecciones con agujas muy finas, que no suelen ser dolorosas debido a su tamaño tan reducido. Los últimos avances tecnológicos también permiten la aplicación de la técnica sin necesidad de la infiltración por vía percutánea, utilizando en sustitución energía ultrasónica (sonoforesis), electroforesis (impulsos eléctricos) o luz pulsada.

El contenido específico del cóctel que se administra dependerá del tipo de paciente y la afección que se desee tratar, siendo esta personalización del tratamiento una de sus mayores ventajas. El éxito o fracaso dependerá también precisamente de la calidad de este compuesto, por lo que se recomienda siempre acudir a buenos profesionales.

Foto de que es la mesoterapia para celulitis

¿Ayuda la mesoterapia a eliminar la celulitis?

La mesoterapia es indicada para el tratamiento de las adiposidades localizadas en el cuerpo cuando estas no desaparecen con una dieta y la práctica ejercicio físico regular. Siempre existen buenas posibilidades de revertir la celulitis cuando se trata en uno de sus tres primeros estadíos, siendo definitorio en cualquier caso la calidad de los fármacos que se apliquen.

La mesoterapia se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo donde haya evidencia de rastros de grasas y toxinas, exceptuando la zona del pecho. Su mayor efectividad se concentra en las zonas de las piernas, los glúteos y el abdomen, donde también es más frecuente la aparición de la piel de naranja.

¿Cómo es el tratamiento de mesoterapia para celulitis?

El tratamiento inicial de mesoterapia para celulitis tiene una duración aproximada de 3 meses, con una frecuencia de 1 o 2 sesiones por semana. Pasado este tiempo se pueden realizar otras sesiones de mantenimiento con una regularidad de 15 a 30 días, durante otros 3 meses. De cualquier manera tanto la duración del tratamiento como la frecuencia de las sesiones, deberán ser evaluadas en base a los objetivos y condiciones del paciente.

Foto de los beneficios de la mesoterapia

Beneficios de la mesoterapia

La mesoterapia permite la aplicación de los fármacos en el lugar directo de la afección, siendo más efectiva que la aplicación por vía oral o mediante cremas.

Con su aplicación se logra una acción celular, vascular y linfática. La acción celular estimula la liberación del contenido de grasa de los adipocitos. La vascular favorece la microcirculación local y sistémica, mientras que la linfática favorece el drenaje de las toxinas acumuladas.

Los resultados terapéuticos son percibidos muy tempranamente, sin rastros de cicatrices o hematomas.

Por su naturaleza homeopática se previene la aparición de reacciones alérgicas locales o sistémicas, así que representa muy pocos riesgos para la salud.

El procedimiento es sencillo y rápido (menos de 30 minutos) por lo que no requiere un tiempo de recuperación, permitiendo regresar a la rutina habitual de inmediato.

¿La mesoterapia para celulitis es para siempre?

Los resultados de la mesoterapia son muy alentadores en muchos de los casos, pero para conseguir los mejores resultados es necesario combinarla con nuevos hábitos de salud (ejercicios, hidratación y una dieta equilibrada). Cualquiera que sea el tratamiento anticelulítico que se aplique, si el paciente no hace cambios en su estilo de vida que erradiquen la fisiopatología del problema, siempre corre el riesgo de ver regresar la piel de naranja.

4.8/5 (4 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *