Tratamientos sin cirugía para eliminar la celulitis

Ejemplo de tratamientos sin cirugía para eliminar la celulitis

Es cierto que muchas mujeres haríamos lo que fuera por tal de deshacernos de la celulitis. Pero, ¿estaríamos dispuestas a pisar un quirófano con el fin de librarnos de ella? Las cirugías siempre son temidas por una buena parte de las personas, las cuales tratan de evitarlas lo más posible.

Si eres de este grupo, pero también del de las mujeres que sufren la presencia de la celulitis, hoy nuestro portal te ofrece unas cuantas soluciones para tu problema, porque estaremos hablando de algunos tratamientos anticelulíticos que no requieren de intervención quirúrgica.

Cavitación

Este procedimiento se va volviendo más popular con el paso del tiempo. Se basa en la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia que forman microburbujas. Estas se desintegran ejerciendo gran presión en las células adiposas, lo que conduce a su destrucción y la transformación de la grasa en líquidos que pueden expulsarse luego mediante el sistema linfático, la orina o el sudor al hacer ejercicio.

Las sesiones tienen una duración de entre 30 y 40 minutos y consisten en el masaje de la zona afectada con un dispositivo de ultrasonidos, previa aplicación de un gel conductor. Luego de la sesión, por lo general se aplican técnicas de drenaje o presoterapia que facilitan la eliminación de las grasas.

Foto de cavitación

No suele ser un tratamiento molesto para los pacientes, pues apenas se percibe una ligera sensación de succión. Aunque pueden aparecer algunos moretones producto del procedimiento, no se trata de algo doloroso. Es recomendable beber abundante líquido antes y después del tratamiento, así como practicar ejercicios y llevar una dieta baja en calorías.

Los efectos de esta técnica pueden percibirse con rapidez, ya que en cada sesión pueden reducirse hasta 2 centímetros en dependencia del paciente. Para ser testigos de un resultado completo debe esperarse entre 10 o 15 sesiones tomadas en intervalos de al menos 3 días. La piel de las áreas tratadas también tiende a favorecerse, pues se vuelve firme y tersa.

Radiofrecuencia

Este procedimiento se basa en la aplicación de energía mediante la superficie cutánea. El calor procedente de la radiofrecuencia actúa sobre el colágeno de las capas más profundas de la piel y con esto favorece el aumento de la producción de colágeno y la firmeza de la piel. Asimismo, se eliminan las toxinas y se optimiza la circulación.

Este procedimiento es el más recomendado en los casos de flacidez y desde la primera sesión puede apreciarse la reducción del volumen y una mayor firmeza y tonificación de la piel. La sesión de este tratamiento dura entre 40 y 90 minutos luego de los cuales la piel puede quedar un tanto enrojecida. Sus resultados se evidencian gradualmente, siendo realmente palpables luego de 4 meses y pueden durar cerca de 2 años.

Foto de mesoterapia para eliminar la celulitis

Mesoterapia

La mesoterapia se basa en la infiltración de sustancias homeopáticas completamente naturales, junto con vitaminas, minerales y aminoácidos, concentrados en función del tipo de celulitis que se esté tratando. Este proceder estimula los procesos metabólicos y contribuye a eliminar la grasa y a reducir la fibrosis.

Este procedimiento con pinchazos superficiales es el ideal para los casos en los que la grasa esté muy localizada y haya una notable retención de líquidos. La mesoterapia combate la flacidez mejorando el aspecto de la dermis, y, aparte de enrojecimientos p hematomas, no suele dejar otro efecto en los pacientes,

Por lo general sus sesiones son bastante rápidas de entre 10 y 30 minutos, en función del área a tratar. Lo más indicado sería asistir a una sesión semanal durante 10 semanas consecutivas y luego, llevar a cabo acciones mensuales de mantenimiento.

Mesoterapia virtual

La mesoterapia virtual es una variante de la mesoterapia tradicional que se basa en la introducción transdérmica de sustancias activas, auxiliándose de mecanismos como la electrodifución o la electroporación.

Para su aplicación se emplea un dispositivo transductor en la superficie cutánea, cuyo efecto llega al mismo sitio al que llegan las agujas, sin necesidad de pinchazos. Las sesiones tienen una duración de media hora y el procedimiento que no implica dolor alguno. Se obtienen los mismos resultados que arroja la mesoterapia convencional.

Foto de presoterapia

Presoterapia

Este procedimiento se basa en el aprovechamiento del aire a presión con el fin de desarrollar un drenaje linfático. En la presoterapia se utilizan unos cobertores y botas sobre glúteos y piernas, que inflándose y desinflándose, alternan la presión de manera ascendente.

Esto contribuye a reactivar el sistema circulatorio y a aumentar la oxigenación del organismo, favoreciendo la eliminación de líquidos y la disolución de grasa y toxinas que contribuyen a la aparición de la celulitis. Adema, también combate los linfoedemas y las várices.

Sus sesiones duran entre 20 y 60 minutos, y se recomienda su aplicación u o dos veces semanales. Dentro de sus ventajas pueden destacarse su acción como estimulante y tonificador muscular, así como su efecto favorecedor en el sistema inmunológico y en el alivio del cansancio de las piernas. Muchos pacientes lo consideran un procedimiento agradable y relajante.

LPG o endermología

Se trata de un masaje mecanizado no invasivo que se realiza a partir de dos rodillos que aspiran y succionan la piel en una combinación de movimientos que combaten diferentes problemas. De esta forma se consigue eliminar las grasas superficiales y los líquidos.

Foto de endermología

Este tratamiento también influye favorablemente en el aspecto de la piel, pues la tonifica gracias a su efecto exfoliante. A diferencia de otros procedimientos de esta lista, este sí duele un poco al inicio, especialmente en los casos de celulitis muy severa. No es recomendable en aquellos pacientes que presenten flacidez.

Vibroterapia

Como sugiere su nombre, se basa en la colocación del paciente en una plataforma vibratoria programada con distintas potencias y frecuencias reguladas de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

Este procedimiento combate la celulitis a la vez que tonifica la piel y activa el riego sanguíneo. Además, favorece el equilibrio del cuerpo y nos provee de una notable sensación de bienestar, debido a su efecto masajeador en todo el cuerpo. Es excelente combinado con tratamientos de naturaleza lipolítica.

5/5 (3 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *