Vasos capilares

Vasos capilares

Los vasos capilares son vasos sanguíneos que tienen forma de pequeñas ramas que salen de las arterias del cuerpo. Los vasos capilares son los encargados de conseguir que la circulación por el cuerpo sea la adecuada, de aquí que se encargue de llevar el oxígeno y los nutrientes a las células. Pero también son los encargados de mover los desechos para que más tarde puedan ser eliminados por el cuerpo. La unificación de estos vasos se conoce como vénulas y la unificación de estas vénulas son las venas.

La circulación de la sangre a través de los capilares superficiales puede ser vista fácilmente a través del microscopio, recordando que los glóbulos rojos van a una mayor velocidad que los blancos.

Una mala circulación de la sangre puede provocar telangiectasias o arañas basculares. Son dilataciones de las venas más periféricas que se encuentran en la zona más superficial de la piel. Las arañas basculares son más pequeñas que las varices, pero a simple vista pueden parecer lo mismo.

¿Por qué aparecen las arañas vasculares?

Este problema suele aparecer en las personas que tienen las venas débiles o con algún tipo de daño.  Para que te hagas a la idea, las venas cuentan con unas válvulas que obligan a la sangre a circular en una sola dirección. Pero si las válvulas no funcionan correctamente, la sangre se filtrará y se quedará en ese lugar.

Esta acumulación de sangre provoca que las venas se vayan dilatando cada vez más y como se sitúan en la zona superficial de la piel, este problema se puede ver a simple vista. Eso sí, este problema suele aparecer principalmente en la zona de las piernas, donde las venas se ven obligadas a realizar un esfuerzo superior para conseguir que la sangre circule correctamente.

¿Qué puede provocar el problema?

Conocer cuales son las causas más comunes del problema de las arañas vasculares es importante para poner solución a tiempo y evitar que puedan producirse. Para ayudarte hemos solicitado información a una fuente muy fiable y nos ha comentado lo siguiente.

Una de las causas que suelen provocar este tipo de problema es el exceso de peso. Como las piernas necesitan hacer más fuerza para poder mover al cuerpo, las venas se van debilitando y por ello la probabilidad de sufrir este mal es bastante elevado.

Otro problema suele ser el sedentarismo. Las personas que se mueven poco no mueven de manera adecuada la bomba muscular de las piernas. Esto puede hacer que la sangre no circule de manera adecuada y por índole los capilares tienen mayor probabilidad de aparecer.

Otra de las causas que provocan este mal es el factor hereditario. Se ha demostrado que las personas que han visto como sus padres han sufrido este mal, son muy propensos a sufrirlo también.  Sin olvidar que la edad puede provocar que este problema sea cada vez más visible y más común.

También los trabajos de a pie pueden provocar su aparición.

Y es más común en las mujeres porque los cambios hormonales que sufre una mujer a lo largo de su vida, pubertad, embarazo y menopausia provocan la aparición de las arañas vasculares. Y si a esto se le suma la ingesta de píldoras anticonceptivas, entonces la probabilidad será superior.

¿Hay tratamientos para eliminar la telangiectasias?

Por suerte la respuesta es sí. A día de hoy se pueden tratar sin problemas las arañas vasculares. Eso sí, el tratamiento deberá ser según el tipo de capilar que esté sufriendo la persona.

Si el capilar es ligero y por ello no provoca dolores ni molestias, lo mejor es cambiar el estilo de vida.

Pero en cambio si el capilar es doloroso y muy molesto, entonces el paciente tendrá que someterse a alguno de los tratamientos efectivos que hay a día de hoy. Uno de los más comunes es el tratamiento de la microespuma. Este tipo de tratamiento destaca por eliminar las arañas en pocos tratamientos, sin olvidar que los tratamientos son rápidos e indoloros para el paciente. Es más, para estos tratamientos no hace falta operación, de aquí que cada vez más personas apuesten por el tratamiento. Este tipo de tratamiento destaca por tener un 95% de éxito.

Eso sí, debes saber que una cosa es que el tratamiento tenga un porcentaje muy elevado de éxito y otra es que el problema no pueda volver a aparecer. Esto quiere decir que si no tenemos un buen hábito de vida, la probabilidad de que vuelvan a aparecer las arañas es importante. Y es que el tratamiento es eliminatorio, pero no es una cura al 100%. Por este motivo, antes de realizar el tratamiento es importante que conozcas las causas para cambiar tu ritmo de vida y conseguir eliminar al máximo la probabilidad de que el problema vuelva a suceder.

0/5 (0 votos)
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+